10 de enero de 2014

5 trucos para (empezar a) leer más

Para muchas personas el año nuevo conlleva los mentados propósitos de años nuevo o al menos un poco más de voluntad para querer cumplir viejos propósitos. Entre los propósitos más comunes y creo yo, menos cumplidos, está el "leer más".

Desde mediados de 2012 (osea, no fue exactamente un propósito de año nuevo, sino de vida) me propuse retomar mi antiguo ritmo de lectura y lo cumplí, no solo el resto de ese año, sino durante todo 2013. Creo que a estas alturas me he creado un hábito bastante sólido y he aquí el como lo logré.


Excusas para no leer o para no leer tanto como uno "quisiera" siempre hay de sobra y al gusto de cada quién, pero la mayoría de ellas son solamente eso, excusas -bastante malas a decir verdad- y eso por eso que lo más importante y primer cosa a hacer si se quiere leer más es establecer el lugar que esta tendrá dentro de nuestras vidas y la prioridad que le daremos dentro de la repartición de nuestro tiempo libre. Debemos decidir si la lectura es un elemento de entretenimiento, un hobby o una pasión y si es una meta secundaria a la que le daremos 20 min. al día, algo importante en lo que invertiremos más tiempo o un interés primordial en lo que encauzaremos la mayoría de nuestro empeño.

Realmente no hay respuestas equivocadas, es perfectamente válido ver el ejercicio de leer solamente como un hobby de 20 minutos al día que no tenga tanta prioridad para nosotros, aquí lo importante es relacionar el esfuerzo y tiempo invertidos con los resultados: no podemos pretender cumplir una meta de leer, por decir algo, 50 libros al año, si leemos solamente 15 min. diarios e invertimos la mayor parte de nuestro tiempo libre en otras cosas.

Una vez que decidimos cuánto queremos leer o lo que es lo mismo, qué tanto estamos dispuestos a invertir en tiempo y esfuerzo a hacerlo es importante separar dicho tiempo y respetarlo como sagrado. De nada sirve que nos propongamos convertir a la lectura en algo primordial en nuestras vidas si los espacios de tiempo que le dedicamos los movemos constantemente o los ignoramos en pos de otras cosas (TV, salidas, ejercicio o lo que sea). De nuevo, sin importar si aquí hablamos de 10 min. antes de dormir, 2 horas al día repartidas en 4 sesiones o lo que sea que nos hayamos propuesto, es de suma importancia hacer valer ese tiempo y declararlo zona lire de distracciones. A mí en lo personal me funciona programar un temporizador en mi teléfono celular y desde que lo inicio hasta que suena la alarma no dejo que nada que no sea urgente me distraiga.

Hablando del tiempo y siempre recurrida supuesta falta de él: es importante que al plantearnos nuestras metas lectoras tomemos en cuenta el tiempo libre del que disponemos  ser realistas con nuestros propósitos. Y eso implica, no solo no pretender leer mucho más de lo que tenemos tiempo de leer, sino también no hacer trampa y jugar a que no tenemos tiempo cuando podríamos rascar minutos de aquí y allá  (tanto como complemento del "tiempo sagrado" del que ya hablé, así como único tiempo de lectura para los más ocupados). Oportunidades de las que podemos exprimir tiempo de lectura hay muchas: durante los trayectos en el transporte público, en salas de espera, mientras tenemos algo al horno, mientras esperamos que alguien llegue a un encuentro con nosotros, étc.

Por supuesto, para poder aprovechar dichos mini momentos libres, una cosa de suma importancia es siempre tener un libro a mano (o en su defecto, el aparato electrónico que usemos como lector de e-books). Y aquí no solo hablo de llevar el libro consigo cuando salgamos fuera de casa, sino en nuestro mismo hogar tenerlo cerca, para cuando se presenten ese minutos libres aprovecharlos (siempre va a costar más trabajo y motivación ir a por el libro a la otra habitación que simplemente tomarlo de enfrente). No es necesario tener el libro todo el tiempo literalmente en las manos o cargarlo cada que nos movemos 10 pasos, sino simplemente tenerlo en la misma habitación o al menos en la misma planta en la que vamos a pasar un rato.

Y por último, lo que a mí mes me ha servido para leer más: llevar registro de que se lee y en caso de haber una meta específica de cantidad de libros, el avance que ello conlleva. Cuando empecé mi propósito en 2012, no tenía un meta en cuanto a cantidad de libros que quería leer, pero cuando inició 2013 vi una excelente oportunidad para empezar un reto específico.

Por esas fechas descubrí Goodreads, una red social para lectores, que entre otras cosas permite llevar registro de los libros leídos y el llamado Reading Challenge, que te permite proponerte leer una cantidad específica de libros al año y durante el curso del mismo te da estadísticas sobre tu avance (cuántos llevas, qué porcentaje del total es y si vas adelante o atrás cual es dicha diferencia en libros ). Obviamente al ser un red social tus contactos también pueden ver tu avance lo que le agrega un poco de presión social a la lista de motivos para cumplir el reto. En lo personal, me pareció de lo más motivador y emocionante ir cumpliendo el reto y ver como la lista de libros leídos se iba incrementando y la barra de avance, valga la redundancia, avanzando.

Por supuesto, Goodreads es solo una opción para el registro de nuestras lecturas, dicho registro se puede hacer en una hoja de libreta donde vayamos apuntando cada libro leído, en un documento digital, con rayitas en la pared o de la forma que más nos convenga, pero creo que es un fuerte incentivo para continuar cumpliendo un propósito el ir midiendo el avance del mismo: cada entrada en dicho registro es una pequeña victoria que nos empuja un poquito y nos mantiene motivados para no abandonar a medio camino.

En fin, esas son las cinco pautas que me han permitido, a lo largo de un año y medio, cumplir (y exceder) mis metas lectoras y quería compartirlas, espero que a alguien le sirva. Si alguien tiene alguna recomendación adicional o algún truco que le haya funcionado para leer más, no dude en compartirlo.

3 comentarios:

  1. Este 2014 creo que empecé más entusiasta que el año pasado, y me he reído mucho con lo que dices de las excusas, porque a mi pesar, también hago uso frecuente de ellas.

    Hace poquito empecé con un blog donde pongo mis últimas lecturas: literaturaaptaparafelipes.blogspot.com

    Saludos y muy buen blog.

    ResponderEliminar
  2. Nunca había sido más sencillo tener un libro a mano. Veo mucha gente leyendo en sus teléfonos en los camiones. Los teléfonos no son el mejor e-reader pero qué bien que esté pasando, del modo que sea.

    ResponderEliminar

Blog abierto a comentarios anónimos, aunque se tiene en alta estima el comentario del usuario identificado. Comentarios contrarios o críticas no serán eliminados a menos que contengan insultos, apología del odio o agresión.