16 de septiembre de 2013

26 de 50+ libros al año: «Nudo de víboras» de François Mauriac

“Vosotros no podeís imaginar este suplicio: no haber tenido nada de la vida y no esperar nada de la muerte. Que no haya nada al otro lado del mundo, que no exista explicación alguna, que la palabra del enigma no nos sea revelada jamás...”

Di con esta novela de esa manera romántica y casi olvidada que es el encontrar tesoros literarios en librerías de “libros leídos”. En mi último viaje al Distrito Federal supe de una hermosa colección de editorial Orbis que reunió obras de autores ganadores del premio Nobel y me gustó tanto la presentación y la calidad en la selección de los títulos que compré varios libros de dicha serie, incluyendo esta novela.

El autor François Mauriac, de nacionalidad francesa, fue ganador del premio Nobel en 1952. Nunca había leído nada de su obra, ni había escuchado nada sobre él y así mismo, la premisa del libro no es especialmente original, así que me parece aún más misterioso y milagroso el porque decidí comprarlo, pero me alegra haberlo hecho.

La trama de la historia de Nudo de víboras, es la siguiente:
Luis, un anciano avaro, descreído, cínico, egoísta y ateo, al presentir su pronta muerte, redacta una extensa carta, llena de reproches hacia Isa, su esposa, católica y tradicional, en la que hace balance del fracaso de su relación matrimonial, y hace patente el desprecio que sienten en todo momento hacia su persona, el resto de la familia, hijos, nueras, yernos y nietos, que desean que muera la antes posible para heredar.
Como ya mencioné, no creo que la premisa de la historia sea precisamente original o al menos no lo parece en primera instancia. El principio de la novela es, como se espera, el desahogo misántropo de un hombre desdichado y decepcionado de la vida y la gente a su alrededor: seres hipócritas y avaros que se ocultan tras una máscara de devoción cristiana. Sin embargo, conforme la narración se desarrolla, Mauriac no se conforma con mostrarnos una realidad blanca y negra, ni su contra-parte, sino que retrata una escala impresionante de matices del alma humana.

El autor dibuja al mismo tiempo a un Louis soberbio y a uno humillado, nos muestra la victoria del que se ha desligado de la religión impuesta y el vacío espiritual del pecador, el rencor del rechazado y el ruego del necesitado; todo ello en un solo y hermosamente complejo personaje.

La prosa es excelente, poética y cargada con el poder emocional que solo sabe demostrar una tragedia bien lograda. Si bien el ritmo está perfectamente acompasado y la lectura discurre casi sin darnos cuenta, hay partes, “paraderos literarios”, que nos llaman a volver y volver a ellos: fragmentos que por su magnificencia no queremos abandonar y repetimos en voz alta, despacio y cuando creemos que ya los hemos superado regresamos la página y volvemos a devorarlos con avidez.

En mi caso, sabiendo un poco de francés, incluso busqué en internet la novela en el idioma original y leí dichos fragmentos especialmente encantadores para comprobar si su grandeza se mantenía, mejoraba o era un artificio. La magnificencia de la narrativa de Mauriac en su lengua propia es exquisita. Si bien, gran parte del encanto se mantiene, recomiendo que todo el que tenga posibilidad lo lea en el francés original.

No es un libro para todo el mundo, no es una historia feliz, ni con moraleja ni con “buenos” y “malos”, el autor nos retrata el infierno de la falta de amor en una familia, la necesidad de él y a la vez la reticencia a mostrarlo de todos aquellos atrapados en el vórtice de violencia emocional: el hambre y el desapego, la condena del abandono.

El final es interesante, no es precisamente el que yo esperaba, pero es bueno y siento que es mejor de lo que hubiera sido un final tajantemente triste o feliz. Aún en la última página, el autor, se niega a darnos algo plano y carente de matices.

Es uno de los pocos libros que he leído este año en el que encontré poco o ningún aspecto o detalle que me desagradara o entorpeciera la lectura. También me dejó algunas de las frases más exquisitas que he leído en la vida y como un todo me pareció un obra perfectamente bien lograda.

La edición que compré, como y mencione es de un colección de la extinta editorial Orbis, por lo que ya no se imprime, pero se puede conseguir en las librerías de segunda mano y en internet. Obviamente su precio varía bastante dependiendo de dónde lo consigan, pero definitivamente vale la pena que hagan el esfuerzo de buscarlo.

Lo recomiendo bastante, especialmente para los amantes de la narrativa de un estilo y estructura más clásica. En lo personal me dejó encantada, todavía a veces y meses de haberlo leído me encuentro recitando de repente, en las situaciones más variopintas y sin venir a cuento: “Je connais mon coeur, ce coeur, ce nœud de vipères...”.

[Leido del 8 al 14 de junio]

2 comentarios:

  1. Esos tesoros encontrados en las librerías de usado :) gracias por la reseña, me agrada ese matiz de la gris alma del ser humano.

    ResponderEliminar
  2. Yo también compré muchos libros de esa colección justo afuera del metro ferrería y me costaron 10 pesos cada uno. Una ganga, la verdad. Y ése también lo adquirí :D:D Está en mi lista desde entonces c: Saludos.

    ResponderEliminar

Blog abierto a comentarios anónimos, aunque se tiene en alta estima el comentario del usuario identificado. Comentarios contrarios o críticas no serán eliminados a menos que contengan insultos, apología del odio o agresión.