13 de agosto de 2013

24 de 50+ libros al año: «El castillo blanco» de Orhan Pamuk

Cuando aun trabajaba en la librería por alguna razón o recomendación de alguien comencé a leer El museo de la inocencia del escritor turco ganador del premio Nobel. Si bien el libro me estaba gustando bastante no lo pude terminar porque era gigantesco, dejé de trabajar en dicha librería y no lo he podido volver a comprar.

En una visita reciente a La ventana me topé con este otro título del mismo autor, nunca lo había escuchado mencionar (sí sus Me llamo Rojo y Nieve) así que me llamó la atención y como desde aquella vez me había interesado leer su obra, lo compré.

Aparte del precio, la razón por la que no he podido volver a comprar El museo de la inocencia es porque se me hacía un libro gordaco y generalmente le rehuyo a libros muy grandes como introducción a autores nuevos o que no he leído (prefiero cuentos cortos), así que también influyó en mi compra el hecho de que es un libro bastante corto (alrededor de 180 páginas).

La sinopsis de la trama que figura en la parte de atrás del libro es la siguiente:
Un joven científico italiano es capturado por piratas cuando viaja de Venecia a Nápoles. Poco después es vendido como esclavo a un sabio turco deseoso de conocer los avances científicos de Occidente. Ambientada en la Turquía del siglo XVII, El castillo blanco cuenta la extraordinaria historia de estos dos hombres, que curiosamente guardan un gran parecido físico. Una fascinante exploración de la identidad, del fatídico pulso entre tradición y modernidad, y del destino del intelectual a través de la relación que surge entre ambos personajes.
Desde un principio la historia me llamó mucho la atención. El choque entre Oriente y Occidente, que parece ser un tema importante en la obra de Pamuk siempre me ha parecido interesante. En El castillo blanco, dicha relación se ve personificada por el joven científico y el sabio turco, convirtiéndola también en un retrato del choque de la juventud y la madurez.

La obra explora el significado de la identidad personal, la manera como nos relacionamos con los demás en base a ella, el papel que tienen los recuerdos en el concepto que nos formamos de nosotros mismos y los elementos con los que la construimos.

Si bien los elementos temáticos de la obra y la historia me mantuvieron leyendo, el estilo de la prosa no me agrado para nada o más bien falló en crearme una impresión. No es que fuera mala, es que era sencillamente olvidable. Varias veces me pareció bastante aburrido y, a pesar de ser un libro corto, tarde unos siete días en terminarlo (normalmente un libro de ese tamaño lo leería en menos de 3 días).

En algún momento incluso llegué a pensar en dejar de leerlo, pero entonces aparecía algún pasaje en el que se exploraban las temática íntima y psicológica de los personajes y me convencía de seguir leyendo.

No recordaba que lo que leí de El museo de la inocencia me pareciera así de aburrido y plano, así que busqué información sobre el libro y descubrí que es una obra temprana del escritor turco, por lo que podría argüirse que es una obra menor o que aún no alcanzaba una madurez como autor.

Como sea, lo que me enseñó esta experiencia fue que mi maña de que cuando me interesa un autor y no quiero o no puedo comprar el libro que quiero leer busco otros de él mismo (me he llevado muchos chascos) tiene que parar ya.

La copia que yo tengo es la edición en español para todo el mundo de Random House Mondadori, como ya lo mencioné, la adquirí en una sucursal de la librería La Ventana, aunque no recuerdo el precio (y no aparece en su catálogo online, así que no lo pude verificar). Una búsqueda en internet muestra que no es un libro que se encuentre en todas las librerías, pero no es difícil de conseguir, de las principales librerías mexicanas, aparece disponible en El Péndulo y en otras librerías lo anuncian con pocas existencias o solo disponible en e-book, en todos lados se vende en aproximadamente $250pesos-19USD.

No logró engancharme, a pesar de que me sentía muy atraída por los temas y la trama de la historia, aunque debo decir que el final se me hizo mejor que el resto. No me pareció del todo malo y me dieron más ganas de leer El museo de la inocencia para formarme una opinión más completa de Pamuk, pero no me da mucho entusiasmo recomendarlo; podría gustarle a fans del autor, a gente que busque un acercamiento a la literatura turca o que guste de leer autores que hayan sido galardonados con el premio Nobel de Literatura.

[Leído del 31 de mayo al 7 de junio]

2 comentarios:

  1. Pienso que te lo recomendó José Luis o Lili ¿No? Se me hace que son de su tipo... y sí, basta ya de buscar obras "menores" por algo no son las chingonas... Ya te había comentado que hasta Dostoyevski tiene una obra muy mala de su juventud, si hubiese empezado por esa novela "Noches blancas" nunca habría querido leer más de él. Gracias por la opinión, voy a ir a goodreads a ver cuánto le pusiste de calificación ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos estrellillas pedorras jajaja, le había puesto tres pero al comenzar a escribir la reseña me di cuenta que no me acordaba de casi nada y que ni siquiera creo que entendí porqué se llamaba El castillo blanco; así de olvidable me pareció. Y no, me lo topé así de repente en la librería y como nunca había escuchado de él me llamó la atención. Gracias por leer y comentar :D

      Eliminar

Blog abierto a comentarios anónimos, aunque se tiene en alta estima el comentario del usuario identificado. Comentarios contrarios o críticas no serán eliminados a menos que contengan insultos, apología del odio o agresión.