16 de julio de 2013

20 de 50+ libros al año: «Antología de cuentos de misterio y terror»

Siguiendo con mi propósito para este año de acercarme a la literatura de horror quise darle la oportunidad a esta antología que incluye bastantes autores clásicos. Cuando el pasado enero quise comenzar a leer terror mi primera opción fue esta antología, pero mi pareja (el experto en el tema de la casa) me recomendó comenzar con la de editorial Bruguera que leí en aquel entonces, pero ya desde entonces me quedé con ganas de leer esta colección de relatos recopilada por Iván Stavans.

El libro lo conforman 38 relatos de variable extensión (siendo el más largo La mano encantada de Gérard de Nerval, de 35 páginas, y el más corto Ante la ley de Franz Kafka, de solamente una página y media) y todos de distintos autores procedentes de toda época, corriente y países aunque es muy notorio que predominan autores y cuentos clásicos.

De entrada pude notar que era una colección francamente mal seleccionada: la calidad narrativa y de las ideas expuestas en buena parte de los cuentos no era excelente ni original (aún situándolos en la época en que fueron escritos) y no solo eso, sino que muchos de los relatos ni siquiera podrían calificarse como “literatura de horror”, no solo porque no den miedo, ya que eso pude variar o se puede perdonar por muchas razones, sino porque sus temáticas e historias ni siquiera eran medianamente oscuras o de miedo, sino meramente fantásticas.


Soy consciente de que existe el terror muy fantástico, estilo Arthur Machen, pero algunos de estos relatos (por ejemplo La hormiga argentina de Italo Calvino) se quedan en lo “fantástico” a secas, sin horror. No es algo necesariamente malo, de hecho, el relato mencionado me gustó bastante, pero si tomo una antología que dice ser “de cuentos de misterio y terror” espero encontrar eso y no fantasía a secas, así que me pareció un punto en contra del libro.

Como ya mencioné, la antología me pareció mal expurgada; sí encontré algunos cuentos (ya los considerara de miedo o no) que me gustaron bastante y otros que me parecieron buenos a secas, pero también hubo bastantes que me parecieron malos y tediosos. Los saltos entre cuentos buenos y cuentos malos se sentían fastidiosos y la verdad llegué a un punto en que me dieron ganas de dejar de lado el libro.

Lo que también me desagrado fue el que buena parte de los cuentos que si me parecieron buenos ya los había leído porque son clásicos...pero clásicos lo que se dice clásicos: El almohadón de plumas, El corazón revelador, La pata de mono, historias que aunque uno no esté familiarizada con el género se va a topar a lo largo de la vida, así que, aparte de tener -a mi parecer- pocos cuentos buenos, la selección no aporta nada muy original o rebuscado.

Algo interesante de esta antología (y que en parte justifica la falta de originalidad) es que todos o casi todos los autores son clásicos; de hecho algunos de los relatos ya tienen sus buenos siglos de haber sido escritos. Podemos ver la recopilación como documento histórico que recopila a grandes exponentes de los orígenes y anales del género y ahí sí, aunque gusten o no gusten los cuentos, se puede al menos analizar ciertas tendencias y formas en que el horror se ha desarrollado en la literatura a lo largo de los siglos.

Los siguientes son los cuentos que más me gustaron, en el orden en que aparecen en el libro:

“El corazón revelador”, Edgar Allan Poe
“La hormiga argentina”, Italo Calvino
“Lluvina”, Juan Rulfo
“La ciudad sin nombre”, H.P. Lovecraft
“El joven Goodman Brown”, Nathaniel Hawthorne
“La mujer alta”, Pedro Antonio de Alarcón
“La casa del juez”, Bram Stoker
“El almohadón de plumas”, Horacio de Quiroga
“La pata de mono”, W.W. Jacobs
“El evangelio según San Marcos”, Jorge Luis Borges

Como se darán cuenta, todos los relatos de la lista son realmente muy clásicos; muchos son conocidos por casi todo el mundo y los que quizá no son cortitos o de una trama simple que no quiero spoilear y es esa la razón de que no los comente; pero sí se los recomiendo bastante.

El libro es de Editorial Porrúa, el número 635 de la famosa colección “Sepan cuantos…”. La copia que yo leí ha pertenecido a mi pareja desde hace muchos años, de hecho está bastante amarillenta y frágil; es de las “viejas” ediciones, pero fácilmente se consigue la nueva edición (cambia el material de la cubierta y el diseño de la misma) en la mayoría de las librerías mexicanas con un costo aproximado de $100 pesos- 8 USD. Eso sí, si quieren encontrarlo más fácilmente, recomiendo que lo busquen en las sucursales física o en la tienda virtual de Librería Porrúa.

Como ya mencioné, me pareció una antología mal seleccionada, con cuentos de más o de calidad muy variable, aunque eso sí, con cuentos clásicos que ya suman sus cientos de años de antigüedad. No lo recomendaría como introducción al género, pero sí a quien le interesen los orígenes del mismo y esté buscando ponerle la etiqueta de “leído” a autores clásicos.

[Leído del 28 de abril al 9 de mayo]

4 comentarios:

  1. Y tengo algo más que agregar, "El almohadón con plumas" es de Horacio de Quiroga, el que te decía que tiene un cuento de un hombre que vive en la selva con sus hijos y lo pica una serpiente... ese es el que más miedo me ha causado alguna vez... Me parece mejor que el que eligieron para la antología.

    ResponderEliminar
  2. se la pidieron a mi hijo de tercero de secundaria, me podrias de decir aproximadamente cuanto cuesta?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la mayoría de las librerías mexicanas lo consigues a un precio de unos 100 pesos.

      Eliminar

Blog abierto a comentarios anónimos, aunque se tiene en alta estima el comentario del usuario identificado. Comentarios contrarios o críticas no serán eliminados a menos que contengan insultos, apología del odio o agresión.