3 de abril de 2013

11 de 50+ libros al año: «Diario I 1931-1934» de Anaïs Nin

Hace unos años, cuando trabajaba en Librerías Gandhi, platicando con un compañero sobre literatura erótica me enteré de la existencia de Anaïs Nin (por sus relatos del género, recopilados en Pajaritos). En ese momento escuché algo que me han dicho después distintas personas en varias ocasiones: "Lo que vale la pena leer de ella son sus diarios".

Pajaritos no me dejó maravillada, aunque después me enteré que todos o casi todos sus relatos eróticos eran escritos por encargo, por lo que se consideran escritos "menores". Lo que investigué de la vida y obra de autora me dejó interesada en leer sus diarios y en mi reciente viaje al DF pude hacerme de una copia del primer volumen de su diario, supuestamente inexpurgado (en las primeras ediciones de sus diarios fueron removidas las partes más "indecorosas") y sin dudarlo lo compre.

La descripción de la contraportada (que es demasiado extensa para mi gusto), presenta el libro de esta manera:

Este es uno de los testimonios más extraordinarios de la literatura universal. Un diario escrito a lo lardo de toda una vida, más de treinta y cinco mil páginas, que por primera vez nos descubre sin tabúes a la mujer moderna, a la Anaïs Nin que se asoma sin vértigo al siglo XX. Testimonio de una mujer apasionada, auténtica, explosiva el "Diario" es un impresionante escenario íntimo en el que se exhibe desnuda, feliz, sin complejos, amando al mismo tiempo a Henry y a June. «June es mi aventura y mi pasión, pero Henry es mi amor». Esa es la Anaïs Nin que recurre a las emociones para embellecer la vida, la que sabe rodearse de talento y se entrega al amor con impetuosa pasión.

En este primer volumen de su Diario, Anaïs, tras publicar si primer libro sobre D.H Lawrence, revive el París que comparte con Henry Miller y su mujer, June Mansfield, hasta 1934, año en que se dirige a Nueva York. Pura literatura donde, más allá de las exquisitas experiencias sexuales, florece el mundo artístico del gran París y el de una mujer ante el frenesí intelectual, emocional y físico capaz de conmoverla como ninguna otra cosa lo había hecho.
La primera gran decepción que me llevé fue el darme cuenta que, a pesar de lo que el vendedor me dijo y lo que pude deducir por la descripción del mismo libro, la edición que tengo en definitiva no es una edición inexpurgada. Sigo sin superar la molestia que me causó este contratiempo ya que, por el volumen de los diarios inexpurgados o de las ediciones de Incesto que he visto, siento que me perdí gran parte de la escencia de sus diairos, pero hablemos en específico del diario que sí pude leer.

Me parece que más que el interés que podría causar la vida y personalidad de Anaïs, el valor de los textos de su diario radica en la belleza literaria de lo que ella narra. Como mencioné en mi reseña de Lolita, creo que como lectores es muy importante aprender a separar la simpatía o antipatía que la historia y los personajes nos puedan causar de nuestra apreciación de calidad narrativa (estilo, ritmo) de una obra. El diario de Anaïs es un perfecto ejemplo de esto.

Hay momentos de la lectura en que es increíblemente difícil empatizar con Anaïs y la gente que la rodea, la manera como ve el mundo y reacciona ante él. Sencillamente vivía una vida privilegiada en muchos aspectos y eso le daba tiempo de filosofar y analizar lo que pasaba a su alrededor en situaciones que muchos simplemente viviríamos. He ahí la magia de lo que escribe, pero también en ello radica la antipatía que puede generar ella, como personaje literario.

Otra cosa que dificulta la relación lector-personajes es que la vida de Anaïs, rodeada de artistas e intelectuales en su familia y amistades, sus privilegios sociales y andanzas de alta alcurnia son tan lejanos a la experiencia de vida de la mayoría de nosotros, mortales, que llega a ser antipático.

Sin embargo, sus escritos están llenos de descripciones emocionales detalladas y hermosas devaneo intenso sobre pláticas y vivencias; ideas íntimas que muchas veces sentimos pero no nos atrevemos a decirnos ni a nosotros mismos y que crean una sensación de estar adentrándonos a un nivel muy profundo de la mente de Anaïs...pero el efecto es poco duradero.

En cuanto despegamos un poco la vista, nos damos cuenta que Anaïs solamente relata lo que le interesa, que es una mínima parte de un todo y que a la vez mucho de lo que dice es parte de un personaje literario y no una persona real que come, vive, tiene sexo, va al baño...y que esa persona no está retratada en su diario. Inmensas e importantes partes de su vida, como la naturaleza sexual de algunas relaciones que en los diarios expurgados dibuja a medias, la relación con su padre, o el hecho de que su primer marido no es mencionado en ninguna parte de sus diarios.

Es chocante este ir y venir entre admirar con asombro reflexiones y frases, que de tan íntimas son reales, y a la vez darnos cuenta que no lo son. Me parece que la mayoría del texto de su diario sería increíblemente mejor aprovechado convirtiéndolo tal cual en una novela de ficción en vez de pretender darle un toque de "persona real", que al fin y al cabo no logra del todo.

Mi ejemplar es de RBA Libros y lo compré en la librería El Péndulo, en la Ciudad de México a un precio de $590 pesos- 45 USD aproximadamente. Si bien, me parece que esa edición, además de cara, no es tan fácil de conseguir, diferentes ediciones de sus diarios, tanto inexpurgados, como censurados o los Diarios Amorosos se pueden encontrar a distintos precios en las diferentes sucursales de las librerías Gandhi y El Sótano.

Difícilmente creo que vaya a animarme a leer más tomos de sus diarios, aunque me quedo muy interesada en su obra puramente ficticia. La casa del incesto e Invierno de artificio, de las cuales habla en su diario se me antojan bastante. Solamente recomendaría la lectura de sus diarios a las personas que estén muy interesadas en la autora, pero no como introducción a su obra.

[Leído del 12 al 18 de marzo]

1 comentario:

  1. Yo leí algunas partes de sus diarios en mis ratos de ocio en Gandhi, escondida detrás de alguna repisa,por morbo, llegué a la parte de incesto y se me hizo de lo más tediosa (y sería la parte principal) al igual que tú prefiero lo que no es autobiográfico.

    ResponderEliminar

Blog abierto a comentarios anónimos, aunque se tiene en alta estima el comentario del usuario identificado. Comentarios contrarios o críticas no serán eliminados a menos que contengan insultos, apología del odio o agresión.