14 de marzo de 2013

8 de 50+ libros al año: «Argonautas de cristal» de Knut Hamsun

Hace unos cinco años me enteré de la existencia de este escritor noruego gracias al tercer disco de la banda de folkmetal, Lumsk, también de Noruega. Las letras de todas las canciones de dicho álbum son poemas de Knut Hamsun, tomadas de la antología de 1904, Det vilde kor (El coro salvaje en español, nombre que también lleva el disco).

Por mera curiosidad busqué las traducciones de mis canciones favoritas de dicho disco y los temas que tratan me llamaron poderosamente la atención. Nunca he podido conseguir dicha antología (ni en español, ni en inglés), aunque con el pasar del tiempo he ido consiguiendo leer todas las traducciones de los poemas en los que se basan las canciones del álbum. Sin embargo, por alguna u otra razón, nunca busqué exhaustivamente algún otro trabajo del noruego ni encontré nada de casualidad (como me ha pasado con otros autores, que a veces casi me saltaron entre las manos).

Recientemente fui de vacaciones a la ciudad de México, con gran parte del presupuesto y tiempo planeados para saquear las librerías de viejo de la famosa calle Donceles. Nuestro botín fue copioso y entre las joyas que conseguí está una copia de Argonautas de cristal, de este autor, que me encontré olvidada en un anaquel. No recordaba haber visto el título en las listas de la obra de Hamsun, pero lo compré sin dudarlo.

Argonautas de cristal (de título original Landstrykere y en inglés Vagabonds o Wayfarers) es la primera novela de la trilogía de Augusto, como se le llama a las tres novelas (en dos entregas cada una) que Hamsun publicó entre 1927 y 1933 y que tienen como hilo conductor al personaje de Augusto.

La historia de la novela comienza en Polden, un pequeño pueblo pesquero de Noruega y nos muestra, principalmente, las vivencias y viajes de Edevart en su búsqueda del bienestar económico y el hambre de conocer el mundo más allá de su comunidad. De manera secundaria, pero como un elemento siempre presente, catalizador y agente de cambio en la vida de los personajes, se nos presenta el ir y venir de Augusto, amigo del protagonista. Por último, como fondo, Hamsun nos da un acercamiento al ciclo de vida del mismo pueblo y sus habitantes: sus carencias, vicios...los que crecen, los que llegan, los que se van.


El estilo narrativo de la obra tiene un tono muy clásico. El ritmo es constante, sin ninguna frase o párrafo que opaque a los otros, muy bien balanceado, todo incorporado de una manera muy completa, con un sentimiento de redondez. A diferencia de muchos libros modernos que aún antes de que se termine el primer libro se sabe que a fuerzas habrá una continuación, si no me hubiera enterado después de terminarlo que era parte de una trilogía, nunca me lo hubiera imaginado, porque es un libro que no deja la sensación de no estar terminado.

Está narrado en tercera persona, pero sigue de manera muy íntima los pensamientos y reflexiones del joven Edevart. A pesar del distanciamiento forzoso que hay entre el narrador y los personajes, me parece que tiene una fuerza emocional y de escrutinio interno en sus pensamientos, sentimientos y creencias que muchos libros narrados en primera persona no tienen.

El autor nos muestra en contraste la vida de contentamiento (aunque con sus carencias y vicisitudes) que acompaña a una vida tradicional y anclada a las raíces familiares y comunitarias y la vida del viajero, del que anhela, del que tiene hambre: el abandono de la patria, de la familia, el efecto del avance tecnológico y la abundancia económica en las vidas de los otrora humildes pescadores. Nos muestra odiseas trasatlánticas motivadas por la avaricia (no precisamente económica) sin sentido ni control, aquella que no está nunca satisfecha y también nos muestra la quieta determinación y empeño que mueve pequeñas empresas. Todo ello sin entregarse nunca a la predicación o enseñanza moral; aunque sí se percibe la inclinación de Hamsun hacia elogiar la quietud humilde de la vida sencilla, no adopta un tono moralista que llegue a ser molesto.

Cuando terminé de leer esta obra y como no la recordaba de las listas de la obra del autor, busqué información sobre la misma y fue cuando me enteré que era parte de una trilogía y que, para mi descontento, todas las traducciones al español que son anteriores a 1997 están traducidas del alemán y no directamente del noruego, lo que obviamente hace que se pierda demasiado de la intención original (y de hecho este tipo de traducciones dobles son muy criticadas en el mundo literario)

Esa puede ser una de las razones por las que el lenguaje se siente a veces tan sobrio y la carencia de frases que resalten de las otras, aunque también puede ser parte del estilo de Hamsun, pero tristemente no lo puedo saber hasta leer algo mejor traducido de él. También eso podría explicar el extraño título en español que poco o nada tiene que ver con el título original y que no tiene razón de ser (al menos la parte de “de cristal”) con el tema de la novela.

Por suerte, y aunque nunca me había topado otros títulos del autor en ningún lado (físicamente, en parte porque nunca los busqué exhaustivamente, debo confesar) en el mismo viaje a ciudad de México vi que la editorial Nórdica Libros tiene disponibles dos de sus novelas más aclamadas traducidas por Kirsti Baggethun directamente del noruego, que Anagrama ha publicado Pan traducida por ella misma y que los tres libros se pueden conseguir relativamente fácil al menos en las librerías Gandhi y El Péndulo, aunque a precios no tan económicos, pero creo que es un autor que vale la pena conocer.

Si bien, después de enterarme de los vericuetos de traducción me quedo con la sensación de que realmente no he leído a Hamsun (su lenguaje, sus tonos), el tema general de la obra me atrajo mucho, me gustó y me deja con un montón de ganas de conseguir algo bien traducido de él.

La edición que tengo es de editorial Diana y publicada en 1951 y no ha sido reimpresa ni tiene distribución actual, así que la única manera de conseguirla sería de la misma manera que yo la encontré: olvidada en un anaquel polvoriento en alguna librería de viejo. De todas formas, y por las razones que anteriormente expuse, si tienen deseos de leer a este autor noruego, no les recomiendo que consigan alguna edición vieja, sino que traten de obtener las ediciones posteriores a 1997 que son traducidas directamente del noruego.

[Leído del 16 al 25 de febrero]

1 comentario:

  1. He buscado esta obra desde hace tiempo, te agradezco por la reseña.

    Carlos Ávila

    ResponderEliminar

Blog abierto a comentarios anónimos, aunque se tiene en alta estima el comentario del usuario identificado. Comentarios contrarios o críticas no serán eliminados a menos que contengan insultos, apología del odio o agresión.